Broccoli Lovers: cazuela cremosa de pollo, quinoa y brócoli

Leave a Comment

¿Quién me ha visto y quién me ve? De pequeña no era especialmente mala para comer pero si había cosa que no soportaba era la coliflor. A mí madre le encantaba pero se la preparaba casi en exclusiva para ella porque a todos los demás nos echaba para atrás el olor ¿El brócoli? Si no es por los dibujos, no hubiera sabido de su existencia.
Un truco muy bueno para empezar a comer cosas que no te gustan mucho en combinarlas con cosas que sí: las croquetas, la pasta o la pizza lo suelen aguantar todo. Justamente, mi idilio con el brócoli comenzó por una pizza y es que todo está más rico con queso por encima.



Hoy por hoy, puedo decir que como de todo. Algunas cosas me gustan más que otras por supuesto pero intento llevar una alimentación consciente lo más variada posible. En esto último, también me ha influido la maternidad porque ¿cómo quieres que tus hijos coman fruta por ejemplo si nunca te han visto a ti comerla? Rara vez les ofrecerás un ingrediente que a ti no te guste porque no te apetecerá cocinarlo ni comértelo después. Por ese motivo, intento buscar recetas atractivas para ingredientes que para mí no lo son tanto. Esta receta de hoy es absolutamente ganadora. Palabra de Broccoli Lover.


Cazuela cremosa de pollo, quinoa y brócoli

Ingredientes:
- 2 tazas de caldo de pollo
- 1 taza de nata o leche (es para dar cremosidad pero puede sustituirse por cualquier producto sin lactosa)
- 2 tazas de agua
- 1/2 taza de harina
- 1 taza de quinoa (sin cocer, solo enjuagada)
- un poco de bacon (opcional. Yo no le puse)
- 2 pechugas de pollo troceadas
- sal y pimienta
- brócoli
- queso Gruyère para gratinar (en caso de alergia, sustitúyelo por pan rallado)

Preparación:
1. Precalentamos el horno a 200ºC y engrasamos un molde (esto es importante porque sino se pega por los lados).
2. Salsa: en un caldero, calentamos el caldo y la harina. Batir hasta que quede una suave salsa cremosa.
3. Vertemos la salsa en el molde, echamos la quinoa, una taza de agua y el bacon, si decides ponerle, y removemos. Por último, colocamos el pollo y sazonamos. Horneamos durante unos 30 minutos.
4. Mientras preparamos el brócoli: lo pasamos por agua hirviendo durante unos minutos, lo enfriamos y reservamos.
5. Transcurrido el tiempo (el pollo y la quinoa están cocinados y la salsa ha espesado), sacamos del horno la cazuela y colocamos el brocoli y un poco de agua para que no se seque mucho el guiso. Cubrimos con queso y gratinamos unos 5 minutos hasta que este dorado.

Ya está listo. Comer inmediatamente, acompañado de pan o una buena ensalada.


El brócoli es uno de los primeros alimentos que se introducen al bebé con el método BLW. Es importante alcanzar el punto ideal de cocción porque si no le resulta demasiado escurridizo y puede que se frustre. Cociéndolo en su justa medida, el brócoli es un buen comienzo para ellos y todo una satisfacción para nosotros. Martín lo ha comido súper bien desde el principio y de ahí que luzca con orgullo su camiseta de La Tribu de mami (la podéis encontrar aquí. También para adultos).
Para nosotros, ya es un ingrediente más en nuestra dieta y sobre todo lo comemos en cremas y como acompañamiento.

"Nunca creí en el amor a primera vista. Quizás es una mera excusa para poder verte todas las veces que hagan falta." Alejandra Remon.

Pues eso. Quizás el brócoli no entre de primeras pero dadle una oportunidad y vuestro amor será eterno.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...